vanguardia artistica - poética - surrealismo

Gladys Sica
artista visual y poeta italo argentino contemporáneo

Sobre la formación poética
Sí, se entra en imágenes muy fuertes cuando se entra en la poética de Dino Campana, me fascinó su circular obsesión que se repite desordenadamente y retorna y retorna siempre cambiando, como un cuadro que cambias de lugar y das vuelta, para entenderlo desde todos los ángulos posibles y también desde las imposibles.Creo que en Italia, sea estado el encuentro mas importante, para mí, en poesía, aunque si bien he comprado “Los cantos órficos” y no lo he casi leído.
Lo mismo me ha sucedido con el encuentro con Rimbaud, a 15 años, un libro regalado por una amiga del barrio el día del cumpleaños, lo abrí en el baño y fue una emoción intensa; pero después tenía una especie de pudor absurdo de leerlo todo, lo he leído en pequeñas gotas, saboreándolo lentamente, a lo largo de los años.
Se puede decir que con Rimbaud me he formado, en la literatura argentina la influencia francesa fue fundamental junto, obviamente, con la española.
La literatura italiana e inglesa vienen después, pero yo no he tenido contacto para nada en el principio.
En los años ’70, estaba en un grupo de “poetas surrealistas”, ninguno tenía más de 18 años, yo tenía 15, nos hemos conocido a través de una inserción en una revista underground: el surrealismo en esa época había tenido un inesperado renacimiento. Nosotros leíamos el manifiesto surrealista de Andrè Breton, junto a Paul Eluard, Antonin Artaud, etc. escribíamos todos los famosos “cadáveres exquisitos”.
El poeta que he sentido muy cerca durante los años de mi solitaria formación –en la realidad no lo he encontrado nunca- ha sido el mayor representante del surrealismo en Argentina, el poeta Enrique Molina, que murió en el ’97.
Alejandra Pizarnik la he descubierta a través una compañera de Bellas Artes, hacia la mitad o fines de los ’80, es algo especial: somete las palabras a una tensión imposible, es una mística sin fe, grandiosa en su intento de hacer hablar el silencio.

Sobre la traducción
En el fondo, muchas veces, me quedo con el sabor de la traición, de lo incompleto o imperfecto con las traducciones.
No es fácil en ciertas situaciones elegir: fidelidad al contenido o a la forma? este es el límite a la universalidad de la poesía, límite que, generalmente, es más sutil o no existe con el arte o la música, al menos ésta es mi personal experiencia.
He ido lentamente con la poesía en Italia porque desconfiaba de las traducciones.
El contenido se puede conservar literalmente, pero cómo conservar la belleza musical o el rítmico eco poético?
Cada lengua posee una música o un eco propio, se puede entonces crear casi una nueva poética, empleando los parámetros eco-musicales de la nueva lengua huésped, pero así la poesía traducida se transforma en un trabajo casi independiente del texto originario y, también los contenidos son sacrificados un poco.
En mi caso donde la traducción la hago yo misma, prefiero avanzar –siempre que sea posible- con el texto originario al lado, en espejo.
Como con el cine: prefiero los subtítulos a los doblajes, sentir la voz originaria junto a las frases traducidas.

del "Il mondo poetico di Gladys Sica." presentado por Marco Saya
en el sitio "La poesia e lo spirito" de Fabrizio Centofanti (17.01.2007)

http://lapoesiaelospirito.wordpress.com/2007/01/17/il-mondo-poetico-di-gladys-sica

 

Inscripción NewsEmail: Inscripción para recibir la invitación para el próximo evento

Copyright by © Gladys Sica
Prohibida la reproducción total o parcial, la republicación y/o difusión en cualquier forma del testo y/o imágenes sin la autorización o citación del autor.